+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico del Azulejo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

ARTE

El pavimento Nolla del Palacio de Calatayud será restaurado y podrá visitarse

 

El pavimento Nolla del Palacio de Calatayud será restaurado y podrá visitarse - EL PERIÓDICO DEL AZULEJO

J. CABRERIZO
11/04/2018

La Conselleria de Hacienda restaurará y hará visitable el conjunto de pavimento Nolla descubierto en el Palacio de Calatayud, uno de los mayores de la Comunitat Valenciana, unas obras de rehabilitación que preservarán las características originales del edificio y recuperarán materiales, colores y molduras de principios del siglo XX.

Los mosaicos del Palacio que durante años albergó la sede de la Conselleria de Justicia y Administraciones Públicas cubren una superficie de 414 metros cuadrados y abarcan las estancias nobles que dan a la calle Micalet y plaza de la Virgen, según un comunicado de la Generalitat.

Las piezas de pavimento Nolla, material muy apreciado por su riqueza cromática, originales formas y excepcional durabilidad, serán restauradas dentro de la política del Consell de protección y conservación del patrimonio cultural e histórico de todos los valencianos.

Además, el proyecto es que el conjunto sea visitable al menos durante días determinados del año, para garantizar el disfrute público de los valencianos del rico patrimonio público, sin afectar al uso administrativo del inmueble.

Al acometer las obras de reforma del Palacio de Calatayud para corregir sus graves deficiencias de conservación y de seguridad, salió a la luz todo este conjunto y, finalmente, la Conselleria que dirige Vicent Soler ha decidido poner en valor y restaurar este patrimonio.

Los suelos revestidos de pavimento Nolla estaban ocultos bajo una capa de gres y otra de suelo laminado, que se superpusieron a lo largo de los años.

Una vez retirados estos dos recubrimientos, aparecieron las pequeñas piezas de mosaico que están repartidas entre el entresuelo (55 metros cuadrados), planta primera (198 metros cuadrados) y planta segunda (161 metros).

Los mosaicos se encuentran en diferente estado de conservación, aunque la mayoría está cubierto del pegamento empleado para la instalación de los suelos, que se retirará para rescatar y pulir las piezas Nolla.

El director general de Sector Público, Modelo Económico y Patrimonio, Juan Ángel Poyatos, ha señalado que "es fundamental preservar el legado histórico y tratar de integrarlo para beneficio de la sociedad".

La cerámica Nolla es una de las primeras cerámicas de altas prestaciones que se produjo en España. Fue introducida a mediados del siglo XIX desde Inglaterra por Miguel Nolla, un empresario de Reus tatarabuelo de Rita Barberá.

Consiste en pequeñas teselas geométricas de gres de diferentes colores y tamaños, que se combinan para formar composiciones a modo de mosaico, por lo que es comúnmente conocida como "mosaico Nolla".

Este pavimento se convirtió en sinónimo de lujo y quien podía pavimentar su casa con algunos de los miles de dibujos posibles demostraba buen gusto y, sobre todo, una buena situación económica, según las fuentes.

Casi cuarenta años después de cerrar la fábrica, los mosaicos de Nolla que quedan son objeto de auténtica veneración por su originalidad y gran belleza, así como por la calidad intrínseca del producto, que todavía hoy sorprende por su factura y gran dureza.

En el Palacio de Catalayud también se han realizado catas en las molduras que decoran las estancias, unos trabajos que han revelado que posiblemente el material original que las recubría en algunos casos era pan de plata y, en otros, pan de oro. El objetivo es recuperar estas molduras para poder apreciar su aspecto y prestancia originales.

Las obras de restauración también han sacado a la luz en uno de los despachos principales la estructura de una posible pequeña capilla, con forma de oratorio recubierto de madera y seda, que había sido tapiada.

El Palacio de Calatayud tiene 5 plantas que ocupan una superficie de 2.742 metros cuadrados y constituye una importante obra de arquitectura representativa de la pujante burguesía valenciana de principios de siglo.

El inmueble, diseñado en 1907 por Juan Luis Calvo Catarineu, refleja el gusto por el estilo ecléctico de finales del siglo XIX, con una preferencia por plasmar elementos neobarrocos y muestra de la bonanza que vivía Valencia en esa época.

Temas relacionados
 

Nº 216 - Junio de 2018
Edición en PDF de El Periódico del Azulejo

Consulta cuando quieras la edición en Papel desde el lector de PDFs.

Pulsa aquí

Imágenes de Cevisama 2016
  • Imágenes de Cevisama 2016

  • Imágenes de Cevisama 2016

  • Imágenes de Cevisama 2016

  • Imágenes de Cevisama 2016

  • Imágenes de Cevisama 2016

  • Imágenes de Cevisama 2016

  • Imágenes de Cevisama 2016

  • Imágenes de Cevisama 2016

  • Imágenes de Cevisama 2016

  • Imágenes de Cevisama 2016

Te recomendamos

SUSCRÍBETE a nuestra Newsletter y recibe puntualmente en tu correo electrónico toda la actualidad del mundo del azulejo.

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico del Azulejo

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla