+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico del Azulejo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

DISEÑO

El azulejo tradicional brilla en el nuevo Mercabañal de València

 

El azulejo tradicional brilla en el nuevo Mercabañal de València - MIGUEL ÁNGEL CALVO

El azulejo tradicional brilla en el nuevo Mercabañal de València - MIGUEL ÁNGEL CALVO

J. CABRERIZO
04/06/2019

El barrio del Cabanyal-Canyamelar de València cuenta desde finales de mayo con un nuevo espacio gastronómico concebido para el tapeo y el encuentro social: Mercabañal. Los productos de temporada y proximidad son la columna vertebral de Mercabañal, un espacio al aire libre de 1.200 metros cuadrados con varias terrazas en altura, que ha sido remodelado con materiales reciclados y contenedores de barcos mercantes, revestidos en su interior con azulejos tradicionales de estilo 100% mediterráneo y madera.

El diseño de imagen de Mercabañal ha corrido a cargo del artista gráfico Mutan, que se ha inspirado en la idiosincrasia de la arquitectura de este distrito marinero, con sus bonitas fachadas recubiertas de azulejo tradicional.

Dentro de Mercabañal encontramos varios espacios diferenciados: El Bar –donde se puede disfrutar de un vermú o una caña bien echada de la clásica cerveza El Águila, cuya primera fábrica se ubicaba precisamente en El Cabanyal–; La Freiduría –pescado de la lonja y el Mercado de El Cabanyal, frito con arte y servido en mesuras–; El Ultramarinos –embutidos artesanos, selección de quesos de la región, tomates y ensaladas con productos de temporada, etcétera–; La Paraeta –una despensa abierta que estéticamente rinde homenaje a estos clásicos establecimientos– y Pizza Lab –espacio gestionado por Sorsi e Morsi, que hace un guiño a nuestros vecinos mediterráneos de Italia y ofrecerá una carta dinámica de pizzas poco convencionales y basadas en productos autóctonos–.

Este mercado gastronómico reivindica la tradición y la vida de barrio desde una perspectiva contemporánea, con vocación popular y, por ello, se ha diseñado una oferta gastronómica sencilla, asequible, pero de máxima calidad. Cubrirá además un horario muy amplio de cocina abierta, que servirá para el “esmorzaret”, las tapas del “tardeo” y las primeras horas del ocio nocturno. La experiencia se completará dentro de unas semanas cuando se habiliten las terrazas construidas en altura, con vistas al mar y a las espectaculares puestas de sol de El Cabanyal.

“Este espacio está vivo. Seguirá creciendo y ampliando su oferta. Todavía queda mucho por desvelar”, ha comentado José Miralles, uno de los impulsores de este espacio, durante la presentación a la prensa que ha tenido lugar esta mañana. “La decisión de ubicar la puerta de entrada en la calle Astilleros, 48 no es casual. Nos encanta tener el mar a 30 metros, pero queremos mirar al barrio”, ha añadido Miralles, propietario a su vez de otros restaurantes cercanos a la playa como Brassa de Mar. Detrás de Mercabañal encontramos también a Hugo Cerverón y Nacho Medina, dos viajeros empedernidos que han “importado” interesantes ideas a este proyecto de restauración.

Temas relacionados
 
Nº 227 - Julio de 2019
Edición en PDF de El Periódico del Azulejo

Consulta cuando quieras la edición en Papel desde el lector de PDFs.

Pulsa aquí

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico del Azulejo

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla