+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico del Azulejo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CULTURA

Conoce los nuevos 19 Patrimonios de la Humanidad

De Kenya a Japón, tras la 42ª reunión del Comité del Patrimonio Mundial, se han anunciado los lugares nombrados con este prestigioso galardón

 

Imagen de la Ciudad califal de Medina Azahara. - EL PERIÓDICO DEL AZULEJO

Estela Pérez
23/08/2018

El Comité del Patrimonio Mundial ha otorgado el reconocimiento como Patrimonio de la Humanidad a 19 lugares repartidos por todo el mundo. En esta 42ª reunión, numerosos expertos internacionales han analizado las características de cada candidato bajo distintos enfoques basados en la riqueza natural y cultural.

El título ha sido conferido a localizaciones del conjunto del planeta que destacan por su belleza o su simbolismo cultural. El abanico de espacios se extiende entre bosques, selvas, montañas, lagos, desiertos, rutas culturales, ciudades o complejos arquitectónicos. El objetivo último de este programa, cuyo primer certamen se celebró por primera vez en 1972, es catalogar, preservar y dar a conocer a nivel global sitios cuya importancia, bien cultural o bien natural, resultan excepcionales para la herencia común de toda la humanidad. 

Así, de los 29 candidatos presentados este año en la inscripción para la la Lista del Patrimonio Mundial, el Comité, bajo la presidencia de la Jequesa Haya Rashed Al Khalifa, ha elegido en la reunión celebrada en Manama (Bahrein) estas 19 localizaciones como nuevas integrantes dentro del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO:

1. Sitio arqueológico de Thimlich Ohinga, Kenya

Al noroeste de Migori, la datación de este asentamiento humano se estima en el siglo XVI. Construido con rocas sin labrar, se cree que el Ohinga se utilizó como fuerte tanto para la población como para el ganado, sirviendo también como diferenciación entre las distintas entidades sociales vinculadas al linaje. Además de ser el emplazamiento de estas características más grande y mejor preservado, es un ejemplo perfecto del tipo de construcciones tradicionales realizadas por comunidades pastorales en la región del Lago Victoria en de los últimos 5 siglos.

2. Antigua ciudad de Qalhât, Omán

Los vestigios de la ciudad de Qalhât se ubican en el litoral oriental del sultanato de Omán. En su interior, se circunscriben murallas interiores y exteriores junto a los restos de algunas necrópolis situadas fuera de las fortificaciones. Su esplendor histórico se enmarca entre los siglos XI y XV, bajo la hegemonía de los príncipes de Ormuz, alcanzando una notable importancia como ciudad portuaria de la costa oriental de la Península Arábiga. El yacimiento arqueológico es un testimonio único en su género debido a los intercambios comerciales marítimos establecidos desde Arabia Oriental con África del Este, India, Asia Sudoriental y China.

3. Oasis de Al -Ahsa, Arabia Saudita

En la parte oriental de la Península Arábiga, este oasis se despliega como un serial de jardines, canales, manantiales, pozos, un lago de drenaje, edificios históricos, un tejido urbano y asentamientos arqueológicos. Considerado como la representación de representan huellas de ocupación humana sedentaria en la región del Golfo desde el Neolítico, se trata de un paisaje cultural histórico en desarrollo. Sus 2,5 millones de palmeras le han valido el título del mayor oasis del mundo, siendo un paisaje geocultural único y ejemplo excepcional de la interacción humana con el medio ambiente. 

4. Conjuntos neogótico victoriano y ‘art déco’ de Bombái, India

En el siglo XIX, Bombái fue una ciudad portuaria de importancia mundial, escenario de un ambicioso proyecto urbanístico que se plasmó en un conjunto de edificios públicos de estilo neogótico victoriano en torno a la verde explanada del Gran Óvalo, ampliado por inmuebles art déco a principios del siglo XX. A las construcciones, se les incluyeron elementos clásicos de la arquitectura india, generando una nueva vanguardia bautizada como art indo-déco. 

5. Paisaje arqueológico sasánida de la región del Fars, República Islámica del Irán

En la provincia iraní del Fars, se ubican 8 emplazamientos arqueológicos en las regiones de Firuzabad, Bishapur y Savestan. Los diferentes fuertes, palacios y geometría urbanase elevaron entre los años 224 y 658, convirtiéndose en la primera capital de las dinastías de Ardachir Papakan y del rey Shapur I. Destacan sus notables influencias de las tradiciones culturales aqueménidas, partas, islámicas y romanas. 

6. Sitios de los cristianos ocultos en la región de Nagasaki, Japón

Localizados al noroeste de la isla Kyushu, el lugar se compone de 12 estructuras repartidas en 10 pueblos, junto al castillo Hara y la catedral, construidos entre los siglos XVI y XIX. Son el reflejo y testimonio único de las actividades primigenias de los misioneros cristianos asentados en Japón, mientras la religión romana fue prohibida y perseguida en el país nipón hasta 1873.

7. Los ‘Sansa’, República de Corea

Los Sansa son monasterios budistas ubicados en la región montañosa de la Península de Corea, en las provincias del sur. Los 7 templos, originarios de los siglos VII a IX, presentan características comunes que son específicas de la arquitectura coreana: el “madang” o patio abierto flanqueado por el Hall Buddha, el pabellón, el espacio de lectura y el dormitorio. En ellos, se alberga una enorme cantidad de estructuras individuales, objetos, documentos y santuarios. Estos monasterios montañosos son lugares sagrados que han sobrevivido como centros vivientes de fe y práctica religiosa hasta nuestros días.

8. 'Aasivissuit-Nipisat', Groenlandia

Este lugar localizado en el Círculo Ártico, en la parte central del noroeste de Groenlandia, posee nada menos que 4.200 años de historia de la humanidad. Se trata de un paisaje cultural que ha sido testigo de cómo los primeros pobladores efectuaban prácticas de caza de osos y grandes mamíferos marítimos y sus migraciones estacionales. El legado es un patrimonio cultural inmaterial prácticamente intacto, vinculado al clima, la navegación y a la medicina. Sus elementos característicos son los grandes refugios para el invierno y vestigios de la caza del caribú, que componen los yacimientos arqueológicos de las culturas Inuit y Paleo-Inuit. El paisaje cultural incluye 7 localizaciones, de Nipisat a Aasivissuit

9. Conjunto arqueológico fronterizo de Hedeby y la Danevirke, Alemania

El emplazamiento arqueológico de Hedeby se compone de vestigios de un emporio que dibuja el trazado de las antiguas vías, edificios, cementerios y un puerto datados entre los siglos I y II. Se encuentran rodeado por un segmento de la Danevirke, una línea fortificada que cruza el istmo Schleswig, el cual separa la Península de Jutland del resto del continente europeo. Gracias a su ubicación estratégica, se convirtió en un importante núcleo comercial entre Escandinavia y el resto de Europa, así como entre el Mar del Norte y el Mar Báltico. La excelente conservación de su vasto patrimonio arqueológicolo han convertido en un lugar clave para interpretar las sociedades europeas de la época de los vikingos. 

10. Ciudad industrial de Ivrea, Italia

Ubicada en la región de Piedmont, se desarrolló como campo de pruebas por Olivetti, el mítico fabricante de máquinas de escribir, calculadoras mecánicas y ordenadores. Comprende un amplio número de fábricas, viviendas y edificios de administración pública y social. Fue diseñada por vanguardistas arquitectos y urbanistas italianos, entre 1930 y 1960. Este conjunto arquitectónico refleja la esencia del llamado ‘Movimento Comunitá’, un proyecto de modelo social que aunó la producción industrial y la arquitectura. 

11. Ciudad califal de Medina Azahara, España

Este yacimiento es un vestigio vivo de la ciudad palaciega de la dinastía de los Omeyas en el siglo X. Tras caer en el olvido durante más de mil años, se redescubrió a principios del siglo XX. La antigua ciudad del califato posee calzadas, puentes, edificios y redes hidráulicas que muestran a la perfección la época de al-Ándalus.

12. Megalitos de Göbekli Tepe, Turquía

Monumentales estructuras megalíticas se alzan en el sudeste de Anatolia. Su llamativa estructura circular y rectangular, posibles cosos, fue construida entre los años 9.600 y 8.200 a.C. Se cree que estos monumentos fueron utilizados para rituales espirituales y funerarios. Sus idiosincráticos pilares con forma de T poseen relieves de figuras de animales salvajes. 

13. Catedral de Naumburgo, Alemania

Se trata de un excepcional ejemplo del arte característico de la Edad Media. Situada en la cuenca de Turinga, la obra comenzó en 1028. Su estructura románica se funde con los coros góticos, mostrando la transición de un periodo a otro. Asimismo sucede con el coro oeste, del siglo XIII, que refleja el cambio de las prácticas religiosas con la aparición del arte figurativo de ciencia y naturaleza. 

14. Pimachiowin Aki, Canadá

Su nombre significa ’La tierra que da la vida’. Apelativo más que acertado por los bosques boreales, ríos, constelación de lagos y humedales que tapizan el entorno. Forma parte de los territorios ancestrales de los anishinaabeg, comunidades indígenas nómadas canadienses. El asombroso paisaje es una mezcla de naturaleza salvaje a la que los asentamientos dedicados a la subsistencia y ceremonias culturales indígenas se han adaptado perfectamente.

15. Parque Nacional de Chiribiquete, Colombia

En la Amazonia colombiana, se sitúa el Parque Nacional de Chiribiquete. Se trata del territorio natural protegido más extenso de todo el país, en cuyas tierras se levantan los tepuyes, enormes formaciones rocosas aisladas, de pendiente vertical y cimas planas. Unas 60 grutas situadas al pie de estas elevaciones, esconden más de 75.000 pinturas rupestres, datadas hace 20.000 años.  En este arte prehistórico, se interpreta el culto al jaguar, escenas cinegéticas, guerreras, danzantes y ceremoniales. Muchas comunidades indígenas lo consideran territorio sagrado.

16. Montes de Barberton Makhonjwa, Sudáfrica

Una de las estructuras geológicas más antiguas del mundo, datada entre 3,6 a 3,25 billones de años atrás, está al noreste de Sudáfrica. Su origen se establece cuando los primeros continentes se movían para dar forma a la geografía terrestre primitiva. De este modo, los montes Barberton Makhonjwa se conforman como la sucesión de rocas volcánicas y sedimentarias mejor conservadas del mundo. Allí, todavía se pueden observar cráteres, fruto del impacto del meteoritos sobre la corteza terrestre de hace unos 4,6 a 3,8 billones de años. 

17. Chaîne des Puys y la falla de Limagne, Francia

En el corazón de Francia, se despliega la gran falla de Limagne, la cadena volcánica Chaîne des Puys y el relieve invertido de Montagne de la Serre. Se trata de un segmento emblemático del Rift de la Europa Occidental, surgido como repercusión de la formación de los Alpes, hace 35 millones de años. Las características geológicas de la zona muestran cómo la corteza continental se quebró y después se colapsó, dejando que el magmasaliera a la superficie y se solidificara en caprichosas estructuras. De este modo, supone un magnífico ejemplo de la ruptura continental - o rifting-, una de las 5 etapas principales de la Teoría de la Tectónica de Placas.

18. Fanjinshan, China

Localizado entre la cadena montañosa de Wuling y la provincia de Guizhou, Fanjingshan oscila entre los 500 y los 2.570 metros sobre el nivel del mar, propiciando una amplia diversidad de vegetación y relieve entre sus tierras. Se trata de una isla de roca metamórfica en un mar de karst, hogar de una gran cantidad de especies animales y vegetales originarias de la Era Cenozoica o Terciaria, comprendida entre 65 y 2 millones de años atrás. El aislamiento del lugar ha permitido que se desarrolle una rica biodiversidad con especies endémicas, como la Abies fanjingshanensis (una conífera familia de los pinos) y el Rhinopithecus brelichi, más conocido como el mono gris de nariz chata. Dentro de las especies en peligro de extinción, destacan la salamandra china gigante, el ciervo almizclero enano y el faisán venerado. Además, Fanjingshan posee el hayedo primitivo más extenso y más antiguo de la región subtropical. 

19. Valle de Tehuacán-Cuicatlán, México

El Valle de Tehuacán-Cuicatlán, parte de la región Mesoamericana, es la zona árida o semiárida con la mayor biodiversidad de toda Norteamérica. Dividido entre las áreas de Zapotitlán-Cuicatlán, San Juan Raya y Purrón, es uno de los principales centros de diversificación de la familia de los cactus, la cual, se encuentra bajo un alto peligro de extinción. El valle acoge los bosques de Ceroid cactus más densos del mundo, mostrando un paisaje único que incluye agaves, yuccas y robles. Asimismo, los restos arqueológicos allí encontrados demuestran los asombrosos desarrollos tecnológicos y el control sobre los cultivos. El valle presenta una excepcional red de canales, pozos, acueductos y presas, la más antigua de todo el continente, favoreciendo el asentamiento de comunidades agrícolas. 

Además, se añade la ampliación de la superficie del valle del río Bikin, en Rusia, que entró dentro de la lista de Patrimonio Mundial en 2001. Caso también relevante es el de la isla Socotra, muy cercana a la costa del Yemen. El Comité no la incluyó en la lista, pero solicitó una misión conjunta del Centro del Patrimonio Mundial y la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN) para su evaluación. La rica flora y fauna de Socotra la hiceron parte del patrimonio de la UNESCO, pero tras el paso del ciclón Mekenu fue declarada zona de catástrofe natural.

Temas relacionados
 
Nº 217 - Septiembre de 2018
Edición en PDF de El Periódico del Azulejo

Consulta cuando quieras la edición en Papel desde el lector de PDFs.

Pulsa aquí

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico del Azulejo

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla