+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico del Azulejo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

INDUSTRIA

La Generalitat respalda la promoción del azulejo, que espera acabar el año al 95% de producción

 

Imagen del encuentro de Ximo Puig con Ascer. - BATISTE SAFONT

BARTOMEU ROIG (Mediterráneo)
09/07/2020

Dar visibilidad a un elemento estratégico de la economía de Castellón y la Comunitat, para conseguir que la recuperación tras la crisis del coronavirus llegue en el menor plazo posible. Con esta voluntad se reunieron el president de la Generalitat, Ximo Puig, y el máximo dirigente de la patronal azulejera, Ascer, Vicente Nomdedeu. El resultado se cristalizará antes de un mes, con la firma de un convenio entre la Administración autonómica y el colectivo empresarial.

El jefe del Consell manifestó que el sector «es un ejemplo de actualización constante y una referencia a nivel mundial, por lo que queremos estar a su lado» en un momento en el que las cifras de producción y ventas han descendido. El presidente de Ascer recordó por su parte el daño que causa la cancelación de dos de las principales ferias mundiales en su campo, la norteamericana Coverings y la italiana Cersaie. «El hecho de no estar en estas herramientas de márketing tan importantes debe tener un sustituto», mencionó. «Nuestros competidores más directos, como los italianos, tienen esas ayudas de su Gobierno y la marca de nuestros productos también debería ser importante», destacó.

ANÁLISIS 

En cuanto a la situación actual de la cerámica castellonense, el presidente de Ascer detalló que en los peores momentos de la pandemia «hemos sufrido caídas de más del 50% de la producción, mientras que el acumulado de ventas hasta mayo muestra un descenso del 20%». En estos momentos la fabricación se encuentra «a un 75%» de su capacidad, y confía en que a finales de este año, «si no hay brotes, se llegue al 90-95%». Aún así incidió en que el terreno perdido durante la primavera «no se va a recuperar». Por ello, no sería hasta el 2021 cuando las líneas de fabricación «se encuentren en una situación prácticamente anterior a la de la llegada del covid-19», dijo.

Nomdedeu comentó que el principal desafío que tiene el sector es regresar a unos niveles de comercialización aceptables, ya que con la caída de las ventas también se resienten los márgenes. Pero a esta encrucijada se añade la mencionada por el president de la Generalitat, quien hizo referencia a que uno de los retos más inmediatos es la negociación del decreto de transición climática del Gobierno, que debe hacer posible la sostenibilidad medioambiental con el empuje de un clúster industrial como el azulejo, del que dependen 45.000 empleos en Castellón.

«El diálogo es el único vector para superar los conflictos, y el sector cerámico tiene que ver con el factor energético, por lo que hay que tenerlo en cuenta para elaborar la ley», expresó. Para Nomdedeu, «no podemos quedarnos sin negocio avanzando por el camino que no corresponde», por lo que instó al diálogo entre administraciones, empresas y sindicatos para hacerlo posible. 

Temas relacionados
 
 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico del Azulejo

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla