+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico del Azulejo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

LOGÍSTICA Y TRANSPORTE

El precio de los contenedores se cuadruplica y lastra al Tile of Spain

Un 'container' con destino a EEUU cuesta 6.000 euros mientras que a principios de 2020 valía 1.500

 

El precio de los fletes se ha disparado y perjudica a la cerámica -

E. Aguilar
28/05/2021

La exportación es tan importante para las empresas cerámicas como el oxígeno para respirar. El sector azulejero, que representa más del 14% del PIB industrial de la Comunitat Valenciana, factura en el exterior 2.700 millones de euros al año, pero ahora el clúster afronta una tormenta perfecta que amenaza con dañar una de las joyas de la corona de la economía de Castellón.

La espectacular recuperación de los pedidos desde el exterior, el parón en la fabricación de contenedores y el hecho de que muchos de ellos hayan quedado varados en Europa vacíos está provocando una inusitada escasez de containers. ¿Las consecuencias? Retrasos de varias semanas en los envíos de azulejos y alzas de costes de los fletes sin precedentes. 

Castellón lidera el crecimiento de las exportaciones de la Comunitat en el primer trimestre del año
La exportación cerámica desde Castellón está en vilo por el bloqueo del Canal de Suez
El problema, según todas las fuentes consultadas, es mundial y se resume en que la demanda de contenedores supera con mucho a la oferta disponible. 

«No hay equipos vacíos para que las empresas azulejeras los llenen y, como hay menos espacio, lo que han hecho las navieras es subir muchísimo los precios», explican desde varias empresas transitarias, las encargadas de organizar y gestionar el transporte marítimo de forma eficiente, segura y rentable.

Aunque el incremento de los precios del transporte marítimo afecta a todos los destinos, donde más se nota es en las líneas que van a Estados Unidos (uno de los primeros clientes de la cerámica de Castellón) y Sudamérica. Un dato. A principios del 2020, un contenedor de 20 pies cargado de azulejos con destino América de norte costaba 1.500 euros. Hoy vale 6.000, es decir, cuatro veces más. «La consecuencia de todo eso es que el transporte encarece el precio de la cerámica y en mercados claves como Estados Unidos pierde competitividad», sentencian. El azulejo juega, además, con la desventaja de que es un producto que pesa mucho, con lo que la repercusión de costes es muy importante. « En metros cuadrados, la subida oscila entre 4 y 6 euros», aseguran fuentes del sector.

Los contenedores están por las nubes y los están en todos los puertos y para todos los destinos. Otro ejemplo. Un container con destino al norte de África vale ahora entre 1.200 y 1.500 euros, cuando hace tan solo año y medio el precio no superaba los 700 euros. 

La decisión de Pamesa

Los elevados costes que supone transportar un contenedor desde puertos como el de Castelló, València o Barcelona a Estados Unidos, Canadá o Asia han provocado que Pamesa haya decidido coger las riendas de su logística y firmará acuerdos con transitarias y navieras para seguir abasteciendo las necesidades de sus clientes. 

«Dado los problemas en el tránsito marítimo de los últimos meses por la falta de contenedores, somos conscientes de la importancia que supone garantizar la cadena de suministro con el objetivo de que nuestros productos lleguen a los clientes ahora y en futuro», detalló este lunes el grupo que preside Fernando Roig. 

La patronal cerámica también ha denunciado en varias ocasiones el alza imparable del coste del transporte marítimo. «Las compañías han reducido líneas, hay menos servicios y un aumento de costes de hasta cuatro veces respecto a lo que pagábamos», denunció Vicente Nomdedeu, presidente de Ascer, Ldurante su intervención esta semana en el ciclo de conferencias Cevisama On. Nomdedeu insistió en que 80% del negocio está en manos de tres navieras. «Los oligopolios no son buenos para el mercado libre. Vamos a intentar reconducir la situación, pero va a ser complicado y, a corto plazo, la tendencia será seguir subiendo».

Además de un incremento sin precedentes del precio de los fletes, las empresas azulejeras sufren otros problemas. «Muchas veces tenemos que esperar un mes para encontrar espacio en los buques. Es desesperante», reconocen desde el sector . También se ven perjudicadas por una más que frecuente cancelación en las cargas o cambios de fechas, lo que genera problemas de gestión en la logística de las fábricas. «Y todo esa retahíla de problemas se suma el alza de los precios de los materiales de embalaje como el plástico y el cartón». 

Temas relacionados
 
 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico del Azulejo

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla