Desconectar

Boom de la energía solar en Castellón con 64 parques en proyecto

22.04.2021 08:57

En menos de dos años el paisaje de Castellón sufrirá un cambio de 180 grados. Y todo por obra y gracia de la energía solar fotovoltaica. El auge de las renovables ha provocado un aumento sin precedentes de los proyectos de huertos y plantas solares, hasta el punto de que, en este momento, la Conselleria de Economía tramita 64 iniciativas en la provincia que si salen adelante generarán una potencia de 831,22 megavatios (MW). Pero ahí no están todos los que son.

El Ministerio de Transición Ecológica estudia la viabilidad de al menos otra decena de megaplantas ubicadas en Castellón y cada una de ellas supera los 50 MW, ya que cuando se alcanza ese límite es el Gobierno el que tiene que dar luz verde al proyecto.

Los 64 planes de instalaciones solares que hay previstos en Castellón se extienden por prácticamente todos los rincones de la provincia, desde Peñíscola a la Vall d’Uixó o desde Tírig a Castelló. Y aunque hay previstas plantas solares de todos los tamaños, el grueso son parques pequeños (de entre 4 y 5 MW) y medianos (hasta 50 megavatios).

Los huertos solares que tramita la Generalitat están ubicados en una treintena de municipios de la provincia, pero de entre todos destaca Vall d’Alba. En esa localidad hay previstas diez instalaciones (el ayuntamiento solo tiene constancia de cinco, pero desde Economía aseguran que las instalaciones que tienen sobre la mesa son diez) y si todas salen adelante generarán una potencia conjunta de algo más de 210 megavatios. Y la explicación del boom fotovoltaico que vive Vall d’Alba radica en que tiene cerca una subestación eléctrica, lo que facilita a las empresas promotoras de los parques verter la energía verde en la red. 

El mismo motivo, tener muy cerca la subestación eléctrica del aeropuerto de Castellón, explica también porqué entre Vilanova d’Alcolea y Benlloc suman ocho proyectos de huertos solares. Otras localidades que viven un auge de este tipo de instalaciones son Onda, la Vall d’Uixó, Torreblanca, Sant Jordi o Càlig.

Auge del sector

El sol brilla más que nunca en Castellón y bajos sus rayos se calientan cada vez más empresas. Las compañías dedicadas a las energías renovables viven un momento dulce y algunas cuentas por decenas los proyectos que tienen en marcha. «El sector está creciendo de una manera muy intensa y, desde luego, se está creando empleo y más que se generará en un futuro», apunta Antoni Llorens, CEO de Harbour Energy, que proyecta casi una decena de plantas en la provincia, entre ellas dos en Tírig que suman dos megavarios de potencia.

Otra de las fuertes del sector es Valfortec. A través de su filial VF Renovables, proyecta una quincena de huertos solares en la provincia. «Tenemos en trámite iniciativas en Cálig, Sant Mateu, la Serra d’en Garcerán, Alcalà, Vilanova d’Alcolea o Benlloc», explica Óscar Sánchez, director técnico de la compañía. El grueso son plantas de pequeño tamaño, de entre uno y cinco megavatios, aunque la prevista en la Serra tendrá una potencia mucho mayor, de 20 MW.

Huerto solar busca fincas

La llegada de la energía solar fotovoltaica ha disparado el interés por las fincas agrícolas. La legislación obliga a las empresas a presentar proyectos desarrollados para conceder las licencias y eso incluye que deben mostrar los terrenos donde prevén instalar los paneles. «Generalmente se trata de fincas o terrenos abandonados, es decir, que su propietario ya no los cultiva», cuenta Sánchez.

Lo habitual es que la empresa de renovables ofrezca al propietario un contrato de alquiler por 30 años de duración y a unos precios que oscilan entre los 800 y 1.200 euros por hectárea y año.

¿Y cuánto terreno necesita un huerto solar? Por lo general, la producción por cada dos hectáreas de terreno es de un megavatio. Es decir, para generar los 831 MW previstos en las instalaciones que tramita la Generalitat se necesitan casi 1.700 hectáreas de terreno, el equivalente a la mitad de lo que ocupa el paraje del Desert de Les Palmes