Desconectar
Colocación y Reformas

Un año «excepcional» para el sector español de las piscinas

En 2021 se construirán 30.000 nuevas piscinas, según la patronal ASOFAP

30.11.2021 12:51

Este 2021 será un magnífico año para la industria española de la piscina, cuyo negocio crece de media un 10%, al tiempo que los principales fabricantes y distribuidores declaran incrementos de hasta un 25%, según el Barómetro sectorial que elabora la Asociación Española de Profesionales del Sector Piscina (ASOFAP).

La pandemia ha disparado la demanda de construcción de piscinas, especialmente las de uso privado, alcanzando la cifra de 30.000 nuevas unidades, un 5,2% más que el año pasado. El favorable clima de negocio hace prever un 2022 con perspectivas positivas.

El Barómetro –presentado en el marco del salón Piscina & Wellness Barcelona, inaugurado en el recinto de Gran Via de Fira de Barcelona–, refleja el extraordinario auge del sector que roza este año los 1.400 millones de euros de facturación.

La trayectoria de esta potente industria nicho, formada por 2.500 empresas que emplean a 70.000 personas directa e indirectamente, ha sido ascendente en los últimos años y desde 2018 viene creciendo al doble (e incluso al triple en algún ejercicio) que la media del PIB español.El informe evidencia, asimismo, la solidez del negocio en todos los segmentos, tanto piscinas privadas como comunitarias y de uso público, a partir de las opiniones y expectativas de toda la cadena de valor (fabricantes y distribuidores de productos, equipos y tecnologías para piscinas, constructores, instaladores y compañías de mantenimiento de toda la geografía española).

De esta forma, casi el 95% de las empresas igualan o mejoran su facturación respecto a 2020. Al mismo tiempo, el 90% ha aumentado la cartera de clientes y el número de empleados; el 75% ha iniciado nuevos proyectos y el 40% ha ampliado su área de actuación geográfica en 2021.

Según el presidente de ASOFAP, Pedro Arrebola, “la inmensa mayoría de las empresas del sector de la piscina en España están creciendo fuertemente a doble dígito, especialmente los fabricantes y distribuidores que registran incrementos de hasta el 25%. Las perspectivas para el próximo año son muy buenas ya que confiamos que se mantendrá la demanda de forma sostenida, puesto que cada vez más las personas usuarias valoran la piscina y están dispuestas a invertir en ella como un bien ligado a la salud, el bienestar y el ocio”.

Crece la nueva construcción

España es el cuarto país del mundo y el segundo de Europa en número de piscinas con un parque actual de 1,35 millones de unidades (entre las de uso residencial y las de uso público y colectivo). Se trata, por tanto, de un mercado maduro con especial atractivo en el apartado de equipamiento, mantenimiento, rehabilitación o reforma integral de estas instalaciones, aunque con margen de crecimiento en nueva construcción.

Precisamente, es lo que ha ocurrido este año. Desde ASOFAP estiman en 30.000 el número de nuevas piscinas construidas, un 5,2% más que en 2020, que también fue un buen ejercicio. Este hecho queda constatado en el Barómetro que muestra como la nueva construcción representa ya el 40% de las principales líneas de negocio del sector, mientras que la renovación alcanza el 26,3%, y el mantenimiento de piscinas, el 33,7%.

En el ámbito de uso privado unifamiliar es donde se produce el mayor repunte de la nueva construcción, especialmente motivado por la pandemia: “las restricciones en viajes y movilidad y el hecho de tener que que pasar más tiempo en casa ha animado a muchas familias a invertir en una piscina si disponían de un pequeño espacio para ello”, explica Pedro Arrébola.

Por otro lado, en comparación con 2020, mejora sensiblemente la demanda de piscinas de uso público y comunitario “con la reapertura, se están reactivando las inversiones de instalaciones acuáticas, tanto en los gimnasios como en el sector hotelero y campings, porque son un elemento importante que influye en la rentabilidad de estos establecimientos”, afirma Arrebola.

Conectividad y sostenibilidad

La nueva construcción lleva asociada también la equipación de estos espacios acuáticos. De este modo, entre las cinco categorías de productos más demandados este 2021, los equipos de electrolisis de sal siguen encabezando el ranking como ya sucedió en los dos últimos años. Como novedad, sube a la segunda posición los robots limpiafondos que facilitan enormemente el mantenimiento gracias a la conectividad, seguido de los sistemas de climatización por bombas de calor, elemento que ayuda a alargar la temporada de baño.

Completan la lista los sistema de iluminación LED y las cubiertas y cobertores, dejando entrever una mayor conciencia medioambiental del usuario.En la misma línea, el Barómetro también apunta los aspectos de los productos y servicios del sector mejor valorados por los clientes: El bajo consumo energético de la piscina es el factor más importante para más de la mitad de los usuarios; seguido de la facilidad de mantenimiento; la conectividad y domótica; la alta calidad de los materiales de la piscina y un tiempo amplio de garantía de la instalación.

Para Pedro Arrebola, “la sostenibilidad y la conectividad marcan la preferencia de los usuarios y son los principales vectores que mueven la innovación de las empresas del sector como se puede ver en las soluciones que se presentan esta semana en Piscina & Wellness Barcelona”. El presidente de ASOFAP pronostica que “la digitalización irá en aumento y ello generará nuevos servicios alrededor de la piscina, especialmente ligados a la automatización de procesos de mantenimiento y la mejora de la experiencia de uso de las instalaciones acuáticas”.

Perspectivas y retos para 2022

La excelente marcha del sector de la piscina se manifiesta, además, en el Índice de Confianza Empresarial que se sitúa en 61 puntos (27,3 puntos mejor que en 2020), y que mide tanto sensaciones y seguridad de los empresarios, como datos reales de negocio. El 96% de las empresas consultadas considera favorables o normales sus perspectivas de negocio para este 2021 y el 93% las mantiene de cara a 2022.

Como retos prioritarios a abordar, la mayoría de las empresas señalan la falta de mano de obra cualificada, el intrusismo profesional debido al intenso aumento de la demanda, y el impulso de la formación y de titulaciones oficiales específicas relacionadas con la instalación y mantenimiento de piscinas. La subida de los precios de materiales y servicios, así como la falta de suministros son dos nuevas preocupaciones añadidas para el sector, que no se escapa de la coyuntura internacional.

Asimismo, existe la inquietud de avanzar hacia una harmonización de la legislación entre Comunidades Autónomas, que facilite la actividad de las empresas entre regiones.