+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico del Azulejo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

OPINIÓN

Cerámica, Alfas de oro e innovación

Llamar la atención de que todos los proyectos implican colaboración estrecha dentro del clúster y en la cadena cliente proveedor

 

Los represententes de las empresas premiadas en los Premios Alfa, junto a las autoridades políticas. - EL PERIÓDICO DEL AZULEJO

Paco Corma (Consultor y experto en Innovación)
17/02/2015

Ha finalizado Cevisama 2015 y muchos de los profesionales del sector realizan sus análisis particulares así como abundan los comentarios sobre las sensaciones que nos deja el certamen, bien desde el punto de vista de la actividad comercial o simplemente de lo visto en los stands.

En mi caso y para esta ocasión me quiero referir a lo visto en los estands y más concretamente a los premios Alfa de Oro que concede la SECV durante el certamen. Son unos premios veteranos, 39 años concediéndose y de los que he vivido 34 además de contar con el recopilatorio que realizó la ATC y que da una visión de primera línea de los avances del sector en cuanto a Innovación.

Vayamos al asunto del presente 2015 y que llama poderosamente la atención cómo ha ido evolucionando el sector en cuanto a innovación se refiere. Se han premiado tres proyectos que corresponden a tres visiones de la Innovación: Modelo de negocio (Natucer), Producto (Kerafrit) y Proceso (Azuliber+Neos+Bestile).

En el caso de Natucer se premia un concepto que aúna diferentes visiones: Desde la personalización del producto (Claro enfoque al cliente) y la carga de marketing que ello supone hasta la propia confección del producto y la consiguiente adecuación de los procesos internos para la fabricación de materiales "a la carta" y finalmente el concepto de colaboración con el prescriptor durante la confección del proyecto y su posterior ejecución. Partiendo de la necesidad del cliente se llega al proyecto y se definen las características del producto y las consiguientes del proceso. Lo asocio a lo que en Innovación denominamos "Innovación en Modelo de Negocio".

Kerafrit pone a disposición de los fabricantes de azulejos (u otros) un nuevo producto que permite generar cerámica escudo frente a radiaciones ionizantes como los R-X de baja y alta intensidad. Pero dicho producto implica nuevo procesado tanto en la línea de Kerafrit como en la del fabricante de baldosas. Es una innovación muy focalizada en Producto pero con implicaciones claras en los Procesos y, finalmente, en el Mercado ya que implica poner a disposición de la demanda una nueva solución para encapsular materiales que emitan R-X.
En el proyecto premiado de Azuliber+Neos+Bestile se presenta la conjunción de tres aspectos: Detectar una posible nueva utilización del producto cerámico, analizar sus requerimientos, aunar esfuerzos para hacerlo posible. Es una innovación nuevamente en el apartado de Producto, Proceso y oferta al Mercado. Se pone a disposición del mercado una nueva solución arquitectónica para techos y evitando los problemas que los actuales presentan.

En los tres casos llama la atención, como ya viene siendo habitual, la participación de diferentes actores en los proyectos y dentro de un concepto de "open innovation" que se genera en varias de las interfaces cliente-productor-proveedor.

Los Premios Alfa de Oro se han asociado tradicionalmente a productos (bien sean cerámicos, esmaltes, aditivos, máquinas) pero poco a poco se abren paso los más directamente asociados a procesos, algo menos al marketing y testimonial al modelo de negocio. Pero es un tránsito que se ha iniciado ya que el producto, la innovación en producto, está garantizada habida cuenta de las interrelaciones de los actores cliente-proveedor. Las innovaciones en procesos están más focalizadas en los proveedores ya que son los que proponen nuevas formas de hacer mientras que las de marketing o modelo de negocio son las que se deben desarrollar internamente para utilización propia. Son las que más están costando.

Por último, además de llamar la atención de que todos los proyectos implican colaboración estrecha dentro del clúster y en la cadena cliente proveedor (Modelo Triple Hélice de Innovación) me interesa una reflexión personal: las empresas de baldosas disponen de muchos, muchísimos menos recursos para innovar que muchos de sus proveedores y necesariamente tienen que recurrir a la colaboración estrecha. Pero hay dos derivaciones de lo anterior: definir y establecer unas muy buenas relaciones cliente-proveedor provechosa para ambas partes (comakershipment) así como no descuidar el dotarse internamente de, como mínimo, interlocutores válidos, disponer de un equipo propio de innovación.

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico del Azulejo

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla