+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico del Azulejo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

Mazazo para el sector cerámico por la nueva amenaza de huelga de estibadores

El sector muestra su gran preocupación ante la imposibilidad de poder almacenar producto y algunos directivos ya hablan de un impacto negativo que daría al traste con el ritmo de crecimiento

 

Mazazo para el sector cerámico por la nueva amenaza de huelga de estibadores -

23/02/2017

Máxima preocupación para los empresarios cerámicos en plena feria Cevisama. Si por un lado, muestran su satisfacción por la «buena marcha» del certamen en estos días, y que ayer cruzó el ecuador con unas perspectivas inmejorables, por otro no ocultan que la celebración de una huelga por parte de los estibadores portuarios de Castellón, y de toda España, podría suponer pérdidas millonarias, un mazazo que daría al traste con el ritmo de crecimiento que mantiene la industria. Serían 9 días de huelga intermitentes, a partir del 9 de marzo. Esa es la amenaza que los sindicatos han puesto sobre la mesa de negociación a la patronal si el Gobierno continúa adelante con su propósito de aprobar un real decreto en el consejo de ministros del 6 de marzo, con la intención de liberalizar el colectivo, tal y como ha fallado la Unión Europea en una resolución.

De momento no hay posible acuerdo. Sindicatos y patronal de la estiba concluyeron sin acuerdo la reunión de ayer y dejaron en suspenso la negociación hasta la próxima semana --martes--, con lo que el Gobierno aprobará este viernes la reforma del sector sin consenso con las partes. La huelga, pues, se mantiene.

«Un bloqueo en estos momentos sería fatídico para la industria azulejera al completo. Nos pasaría factura y nos dejaría en desventaja con otros países que son competencia directa, como Italia o Turquía. La incertidumbre es muy importante en todo el sector», opinaba José Manuel Llaneza, director comercial de la empresa Ecoceramic.

El gerente de Fanal, Carlos Fabregat, no oculta su impotencia: «Es una situación que no ayuda a la buena coyuntura que atraviesa el azulejo en exportación. Estamos atados de pies y manos, y expectantes por ver cómo se desarrollan los acontecimientos.

Algunas empresas afirman que los efectos de tanto anuncio de huelga ya están generando pérdidas. El director general de Baños 10, Agustín Abril, subraya que «las cargas que teníamos programadas para el mercado exterior están pendientes de salir. Y nos está costando mucho dinero. Estamos a la espera de que se confirme la huelga de la semana que viene para ver cómo transcurre. Hay destinos que no podemos abarcar por otra vía que no sea el mar, como son EEUU, Oriente Medio y los países árabes.

Y el director comercial de Ceracasa, Ignacio Sánchez, resalta que «muchos clientes, en la pasada huelga, nos cancelaron los pedidos por la incertidumbre. Y también tenemos retrasos. Si se confirma el paro de 9 días, puede suponer dejar de facturar el 40% de un mes. Y en este sector, no es recuperable».

DESDE PORTCASTELLÓ // El presidente de la Autoridad Portuaria de Castellón, Francisco Toledo, apeló ayer a la búsqueda de consenso de todas las partes, recordando que no posee competencias sobre los 150 trabajadores de la estiba, ya que es una sociedad «100% privada», y estima las pérdidas en millonarias. Solo en tráfico de camiones, 3.000 entran y salen del puerto cada día.

«Estamos apesadumbrados, porque una huelga de 9 jornadas en días alternos es un duro golpe para la economía castellonense», afirmaba Francisco Toledo desde la feria Cevisama. «El sentir general es que no se tiene que llegar a ese extremo. Deben hacerse todos los esfuerzos necesarios para que no se consume», destacaba desde Valencia.

También opinaba ayer el vicepresidente del Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Castellón y presidente de la Asociación de Consignatarios y Empresas Portuarias de Castellón (ACEP), Sebastián Roca, afirmaba: «Para nosotros significa tristeza, porque no se ha llegado a un acuerd. A nosotros, como empresas, nos fastidia mucho».

Son 4 las firmas que operan en el puerto de Castellón, «pero indirectamente afecta a muchas más: consignatarias, transportistas... además de las receptoras de las materias o las exportadoras de cerámica».

«Las pérdidas son muy difíciles de cuantificar, pero evidentemente, el coste es muy alto, no solo económico, sino también de oportunidades», decía. Preocupación máxima.

Nº 234 - Abril/Mayo de 2020
Edición en PDF de El Periódico del Azulejo

Consulta cuando quieras la edición en Papel desde el lector de PDFs.

Pulsa aquí

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico del Azulejo

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla